#twitterxslibres: Encarcelados por ‘abusar’ del radiopatio

Maruchi Bravo y Gilberto Martínez son dos ciudadanos de Veracruz, usuarios de las redes sociales, que llevan encarcelados desde el 25 de agosto por esparcir un rumor falso en la red. Están acusados de terrorismo equiparado y sabotaje (hasta 30 años de cárcel) porque presuntamente crearon, mediante sus mensajes en Facebook y Twitter, un estado de alarma supuestamente inexistente en la ciudad: reportaron en sus cuentas ataques a las escuelas.

Maruchi Bravo y Gilberto Martínez en el Penal de Veracruz

Hoy, 28 días después, podrían a ser liberados, exculpados de estos cargos por una nueva legislación aprobada ayer por Javier Duarte, Gobernador de Veracruz, con el fin de evitar el coste político que este caso le está provocando.

AMBIENTE VERACRUZANO

35 cadáveres abandonados en una plaza de Veracruz. 20 Sep. 2011

La ciudad de Veracruz ha sufrido una escalada de violencia en el último verano que ha puesto en alerta a la población. A los 35 cadáveres que ayer aparecían en abandonados en una plaza de la ciudad, se suman otras muertes. El 14 de agosto un grupo armado disparó un lanzagranadas contra el acuario del municipio, matando a una persona. Jesús Robles Maloof, activista veterano y miembro de Contingente Mx (el grupo de DDHH que ha publicitado el caso) habla de cómo la amenaza sobre la población civil se había ido forjando mucho tiempo antes de que Maruchi y Gilberto crearan esta supuesta situación de alarma ‘Semanas después (del ataque al acuario) colocaron en diferentes plazas de Veracruz mantas diciendo que por cada integrante de uno de los grupos criminales que se disputan la ciudad, el control de la ciudad, Los Zetas…por cada integrante de Los Zetas que cayera, 5 estudiantes de las escuelas iban a ser tomados’.

La población estaba al tanto del peligro, era algo que se hablaba en la calle ‘Había ya en los días previos al 25 de agosto […] la amenaza de que las escuelas iban a ser atacadas’. Ante esta amenaza, ante la violencia que se puede encontrar en muchas ciudades de México, los ciudadanos han creado hashtags en Twitter para transmitir aquellos ataques o situaciones de peligro de los que la prensa no se hace eco pero que pueden ser muy útiles a la hora de decidir qué camino coger para llegar a casa o a qué lugares es mejor no ir en ciertos momentos. En Monterrey (Nuevo León), Reynosa (Tamaulipas) o Veracruz (Veracruz), revisar en Twitter los temas etiquetados como #mtyfollow, #reynosafollow ó #verfollow es una práctica habitual antes de salir a la calle.

¿QUÉ PASÓ EL 25 DE AGOSTO?

El 25 de agosto, alrededor de las 9 de la mañana, un automóvil Volkswagen Sedán se incendió en las cercanías de una escuela. Y fue entonces cuando se desató el pánico en la ciudad. Robles Maloof ha reconstruido los hechos con el fin de demostrar que los twitteros no causaron la alarma: ‘La Marina y el Ejército acuden a dos escuelas del Sector Antón Lizardo para desalojarlas. […] En el sector hubo movilización real, no sólo de las autoridades estatales, sino de las federales, para evacuar escuelas’.

Incluso los noticiarios de Televisa se hicieron eco del pánico de la población veracruzana:

Sin embargo fue este tweet de Gilberto Martínez (@giulius_22) colgado a las 10:57 am para sus 100 seguidores:

“#Verfollow confirmo en la Esc.¨Jorge Arroyo¨ de la Col. Carranza se llevaron 5 niños,grupo armado,Psicosis total en la zona”

Junto con un mensaje similar en Facebook de Maruchi, los que, según el gobierno veracruzano, causaron la alarma.

LA CONSTRUCCIÓN DEL ENEMIGO

Robles Maloof sostiene la teoría de que son cabezas de turco ‘Hacia las 12 del día ellos [el Gobierno de Veracruz] se dan cuenta de que han quedado desnudos ante el colapso que sufrió la ciudad. Quedaron evidenciados como participantes del mismo rumor. Ellos seguramente dieron instrucciones de desalojar, porque las policías no se gobiernan solas ¿no? Y decidieron cubrir su ineptitud con una acusación’. Y esta acusación al Gobierno de Veracruz no la hace en balde: repasando el auto de formal prisión no se termina de entender cuál es la cadena causal de la que se deriva que sus publicaciones en las redes sociales fueron las que causaron el pánico en la ciudad. ‘El rumor existía en las calles, se alimentó independientemente de internet, creció, se reprodujo, y sólo llegó tardíamente a internet […] Simplemente hicieron eco de lo que su comunidad vivía en ese momento’ explica Robles Maloof. Maruchi y Gilberto son responsables de difundir un rumor falso, pero habría que valorar cuál es esa responsabilidad teniendo en cuenta que son meros usuarios de la red, no periodistas. ¿Has qué punto se les puede achacar un delito por publicar una mentira que además no fue desmentida por las autoridades?

CONSECUENCIAS POLÍTICAS

La acusación de terrorismo equiparado y sabotaje, que pretendía ser una salida ante la mala gestión de la crisis en la mañana del 25 agosto, ha terminado poniéndose en contra de Javier Duarte, ya que ha convertido a los #twitterxslibres en un tema nacional.

Ayer el gobernador aprobó de forma exprés la tipificación del delito de perturbación del orden público con el fin de rebajar la acusación de Maruchi y Gilberto a un delito leve.

“A quien por cualquier medio, afirme falsamente la existencia de aparatos explosivos u otros: de ataques con armas de fuego o de sustancias químicas o tóxicas que puedan causar daño a la salud, ocasionando la perturbación del orden público, se le impondrá prisión de uno a cuatro años y multa de quinientos a mil días de salario mínimo, atendiendo a la alarma o perturbación del orden efectivamente producida.”

Artículo 373 “Perturbación del orden público” Código Penal del Estado de Veracruz

Duarte intentó así salvar su imagen pública mediante una medida inconstitucional no ya por que limite la libertad de expresión atentando contra los artículos 6 y 14 de la Constitución mexicana, si no porque además pretendía aplicarla de manera retroactiva sobre un delito cometido antes de que la ley existiese.

LIBERACIÓN Y CONSTITUCIONALIDAD

Esta mañana Javier Duarte publicaba en su Twitter las consecuencias finales de todo este proceso en el que la división de los poderes del Estado ha desaparecido totalmente:

Retiran los cargos. Hoy mismo podrían ser liberados.

Mientras, Jesús Robles Maloof y Daniel Gershenson Shapiro se encuentran en la Comisión Nacional de Derechos Humanos pidiendo que ésta interponga un recurso de inconstitucionalidad ante la Ley exprés de Javier Duarte.

‘INTERNET SE ESTÁ VOLVIENDO UN ESPACIO INCÓMODO PARA LOS POLÍTICOS’

Imagen de la campaña #twitterxslibres

‘Internet se está volviendo un espacio incómodo para los políticos’. Lo dice Robles Maloof. Desde su punto de vista Internet y los ciudadanos que hacen uso del medio aquí en México permiten evidenciar gran parte de las carencias, pero también de la corrupción y el incumplimiento de las leyes que los gobernantes mexicanos cometen.

Maruchi y Gilberto son un claro ejemplo de ello: de cómo los gobernantes utilizan, manipulan, amagan…y finalmente no consiguen nada porque gracias a Internet, a eso que les da miedo, se ha propagado un mensaje que les ha cortado el paso.

De no haber sido porque los ciudadanos utilizan #verfollow en su día a día; porque los hashtags #twitterxslibres y #LeyJavierDuarte llevan días siendo TrendingTopic; porque @Javier_Duarte, gobernador de Veracruz, tiene twitter; posiblemente no nos hubiéramos enterado de que nada de esto ocurría en Veracruz.

Y sin embargo, nos hemos enterado. Internet se está volviendo un espacio incómodo porque está dotando a la población de un arma hasta ahora inaccesible en México: la información. En un país donde la prensa está tremendamente politizada (hay situaciones de violencia que el gobierno no quiere que se publiquen) y donde además la vida de los periodistas se ve amenazada a diario por lo que escriben, es el periodismo ciudadano el único que se hace eco de la realidad en determinadas situaciones.

Anuncios

‘Ahorita cualquiera es narco’: el Grito de ¡VIVA MÉXICO! bajo la sombra de 40.000 cadáveres

‘Si van a excavar a Nuevo Laredo se van a asustar’. Así empieza la conversación. Tres chicos de veinte años se han sentado conmigo en un bar a tomar unas cervezas en una noche significativa. Es 15 de septiembre, Día de la Independencia mexicana. Estamos esperando a que el Presidente Felipe Calderón salga al balcón del Zócalo de DF a dar el ‘Grito’ por la celebración del 201 aniversario, repitiendo las palabras con las que el Padre Miguel Hidalgo llamó a la independencia del país en 1810.

Posiblemente éste sea el último ‘Grito’ de Calderón porque desde que comenzó su guerra contra el narco al inicio de su mandato hace seis años, más de 40.000 personas han muerto. Así, para muchos mexicanos hoy no hay nada que celebrar teniendo en cuenta la ola de violencia que arrasa el país.

Raúl, Joaquín y Carlos (nombres ficticios) son de Nuevo Laredo, una ciudad fronteriza del estado norteño de Tamaulipas, separada de Texas (EEUU) por el río Bravo. Hace seis años Nuevo Laredo era el lugar de recreo de muchos estadounidenses, que cruzaban la frontera para salir de fiesta; ahora esta zona del norte del país es más conocida por incidentes como el ataque al Casino Royale de Monterrey (52 muertos) o las fosas de San Fernando (72 cadáveres), a los que se añaden muchas más muertes menos noticiables (el jueves 15 de septiembre 45 personas fueron asesinadas en México). ‘Allí se vive igual que en la guerra de Iraq’ comenta Carlos.

En los últimos meses mis tres compañeros de mesa se han mudado al DF porque dicen que la situación ha llegado a un punto insostenible. ‘Decides irte porque ya todos conocemos a alguien que han desaparecido…Ya no puedes disfrutar de la vida como siempre. Y si están en EEUU, cerca de la frontera es igual. Sales a una fiesta y no sabes lo que te puede esperar’ dice Carlos. Él ni siquiera vivía en México. Nació al otro lado de la frontera y tiene nacionalidad estadounidense, sin embargo tuvo que huir igualmente. Lleva tres meses en el DF y todavía está sobrecogido por las posibilidades de movimiento que le ofrece

4 decapitados por los Zetas encontrados en Nuevo Laredo. Febrero 2011

la ciudad. En Texas vivía en un rancho con su familia. Cuenta cómo salía a montar a caballo y le llegaba el olor a quemado de los cadáveres. Vivía con miedo, y ni siquiera estar en suelo americano le otorgaba una mayor protección, ya que a ambos lados de la frontera reina el cártel de Los Zetas, un grupo de desertores del Ejército mexicano entrenados por la CIA. Carlos cuenta que ni el Ejército de EEUU se adentra en la zona, y que sólo algunos infiltrados de la DEA trabajan en el terreno: ‘El Gobierno de EEUU no puede hacer nada contra el terrorismo del Narco’ .

La utilización de esa palabra, ‘terrorismo’, es significativa. EEUU habla del ‘terrorismo del narco’, pero no el Estado mexicano, cuyas políticas son las que han llevado a la situación actual. Joaquín razona este auge de violencia: ‘Antes era gente inteligente, pero desde que empezó la guerra de Felipe Calderón, hay niños metidos a narco’. La lucha entre los cárteles mexicanos ha existido siempre: había venganzas, pero las víctimas eran gente relacionada con la droga. Sin embargo, desde que Calderón comenzó su cruzada, la eliminación de las cabezas pensantes que conseguían enormes sumas de dinero con el narcotráfico sin hacer un ruido excesivo, ha llevado a la necesidad por parte de los cárteles de reclutar a chavales inexpertos que no piensan estratégicamente, sino sólo mediante su ambición.

‘Ahorita cualquiera es narco’ dice Raúl. El salvajismo de la violencia ejercida por el narco en los últimos años tiene su origen en dos causas relacionadas entre si. Por un lado la necesidad de reclutar a cualquiera, independientemente de su formación o aptitudes, para suplir las bajas causadas por la guerra del presidente; y por otro el hecho de que lo que da dinero, al menos en Nuevo Laredo, ya no es pasar la droga a EEUU para venderla, sino los secuestros y la extorsión.

‘En Nuevo Laredo ser narcotraficante es una aspiración’ según Raúl. Ellos han huido de esa realidad, pero con muchos de sus amigos metidos en el negocio, son conscientes de por qué algunos quieren aspirar a eso: ‘La cuestión del respeto, el miedo ante tu nombre al entrar en un bar…’  Razones por las que jóvenes de

Campaña contra la violencia promovida por Rius

pocos recursos con una educación endeble buscan la salida en el narcotráfico: pertenecer al narco en lugares como Nuevo Laredo te da un estatus dentro de la sociedad; te permite ‘desaparecer’ a cualquier mujer que se te antoje en medio de la calle sin que nadie te lo impida y sin que ello tenga consecuencias. Y para mantener ese estatus hay que fomentar la cultura del miedo: el ‘yo soy peor que nadie’. Joaquín añade que, al aliciente de la sensación de poder, le ayuda una oscura compañera ‘Los que van entrando nuevos les tienen drogados siempre..ya no les pagan con dinero, les pagan con droga’ creándose así una relación de dependencia difícil de romper y que recuerda a la manera de reclutar a los niños soldado en los conflictos africanos.

Aprovecharse de los más débiles ante la necesidad lleva a recurrir también a los inmigrantes centroamericanos que llegan a la frontera con EEUU tras un viaje de meses atravesando México. ‘ A los autobuses de inmigrantes, los paran. A los niños los disuelven en ácido ahí mismo; a las mujeres las violan y las matan; y a los hombres les dan un mazo y los ponen a pelear. Los que sobreviven son reclutados’ cuenta Carlos.

Más allá de las historias aberrantes de la violencia en México, el problema de fondo es que, sin mentes pensantes para hacer dinero con el narcotráfico, sumado a que hasta los líderes de los cárteles dicen que el negocio de las drogas ya no deja dinero, está llevando a los nuevos reclutas a buscar beneficios en el secuestro y la extorsión. Carlos

Vendedor de elote en La Alameda (DF)

habla de los ‘elotes a cuota’. En Nuevo Laredo a los vendedores callejeros de mazorcas de maíz se les exigen 1000 pesos semanales (59 euros) por vender en la calle, y eso teniendo en cuenta que cada mazorca la venden a 10 pesos.

‘Ya es una locura, una degeneración…ya no cabe en la mente’. En su manera de dibujar el ambiente que les ha tocado vivir no hay atisbo de esperanza. Las soluciones que contemplan se resumen en intervención del Ejército (la fuerza estatal menos corrupta en México) y más educación, pero el nivel de corrupción al que se enfrenta el país hace aún más difícil el planteamiento de salidas tan etéreas. ‘Aquí en México tú pagas 30.000 pesos (unos 1.700 euros) y te venden la información que tu quieras…Cuerpos policiales, direcciones, números de teléfono, e-mails’ dice Raúl, para el que con estas facilidades nadie está a salvo. Se estima que el 67% de las fuerzas policiales y las procudarías de justicia están corruptas. El 85% de los delitos quedan impunes.

Y a pesar de la terrible situación que estos tres mexicanos han dibujado (provocada en gran parte por guerra de Calderón), confesando su miedo a volver a Nuevo Laredo y la imposibilidad de llevar una vida normal en el norte del país, cuando suena la Campana de Dolores  en el Zócalo y el Presidente comienza el ‘Grito’, el bar entero le acompaña poniéndose en pie y exclamando ‘¡VIVA MÉXICO!’.

Esbozando el conflicto árabe- israelí

Aunque no se ve como un conflicto olvidado, ya que semanalmente recibimos noticias de ataques; revisiones de acuerdos; declaraciones de mandatarios…Es sin duda un conflicto difuminado.

Sólo ahora que Palestina pretende ser reconocido como estado el próximo 22 de Septiembre ante el Consejo de Seguridad de la ONU, parece que se ahonda en una cronología de más de 60 años. Claro que cada uno la presenta como quiere.

El Vice ministro de Exteriores israelí ha hecho público un vídeo de campaña en contra del reconocimiento del Estado Palestino  bajo el título ‘La verdad sobre el proceso de paz’, haciendo su revisión de la historia del conflicto. En él los palestinos aparecen representados como terroristas con el ‘NO’ por delante, y los israelíes en la figura de un joven inofensivo que no ha hecho más que ofrecer acuerdos de buena fe a lo largo de los años, omitiendo fechas como la Operación Plomo Fundido, en la que murieron 1.400 habitantes de la Franja de Gaza durante las Navidades de 2008.

Pero más allá de los números, que suman muertos en ambos lados, la realidad que se empieza a dibujar en Oriente Medio es cada día más compleja. Israel poco a poco va se aislando más en un territorio que hasta ahora ha mantenido un difícil equilibrio que en los últimos días  parece quebrarse por momentos. El Primer Ministro turco Tayyip Erdogan pedía hoy ante la Liga Árabe, en la emblemática Plaza Tahrir de El Cairo, el reconocimiento del Estado Palestino, calificando al Gobierno de Israel como un ‘obstáculo para la paz’.

Al reciente enfrentamiento de Turquía con Israel tras las investigaciones del asalto a la flotilla de la libertad, que han llevado al país otomano a cancelar todos los acuerdos económicos, políticos y militares; se suma la creciente tensión de Egipto tras el ataque a la embajada israelí el pasado sábado.

Cuando parecía que empezaba a capearse el temporal, en Jordania se convocaba hoy una manifestación vía Facebook bajo el lema ‘No a la embajada sionista en territorio Jordano’. El miedo a que se repitiera la situación egipcia ha hecho que el Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu la evacuara antes de que la marcha llegase hasta el edificio diplomático. Y todo esto sin olvidar que la frontera israelí-libanesa está controlada por la milicia islamista Hezbolá.

El mapa que dibujan los últimos acontecimientos sitúa a Israel en el ojo del huracán: rodeado de países cuya población civil le es hostil a excepción de la de Siria, más ocupada en librar su propia revolución que en enfrentarse con Israel para recuperar los Altos del Golán.

Así las cosas, aunque Israel cuente con el inestimable apoyo de EEUU, que ya ha avisado que hará uso de su derecho a veto si Palestina pretende ingresar como miembro con plenos derechos en Naciones Unidas, se aísla cada vez más en un territorio que además posee un futuro incierto en cuanto a posibles acuerdos de paz con sus gobernantes, ya que la llamada ‘primavera árabe’ sigue sacudiendo esa parte del mundo.

Previsiblemente el próximo 22 de septiembre Palestina ingresará como Estado observador de la ONU, no pudiendo votar y adquiriendo un estatus similar al del Vaticano. Sin embargo, su reconocimiento como país le permitirá denunciar a Israel ante la Corte Penal Internacional. Israel estaría ocupando un Estado, y tendría que asumir sus responsabilidades; pero ante esta posibilidad el gobierno de Netanyahu no ha reculado, sino que ha armado a sus colonos con gases lacrimógenos y otras armas no letales para que hagan frente a los enfrentamientos.

Y es que esa vuelta atrás con respecto a la invasión supondría perder a una gran  parte de su electorado, que ya le ha puesto en duda en los últimos meses, saliendo a la calle en masa (500.000 personas de una población de 7 millones) para demandar mejoras sociales.

Mañana el líder palestino Mahmmud Abbas explicará en Cisjordania bajo qué condiciones pedirá el ingreso del país en la ONU (fruto de una negociación con Europa y la Liga Árabe); pero en cualquier caso, el resultado de esa petición puede suponer un paso más hacia la solución de un conflicto en el que una gran parte del problema es que luchan bandos desiguales.

Declaración de intenciones

Este pretende ser un blog de periodismo internacional. Nunca sé si es ‘de’ 0 ‘sobre’ porque al fin y al cabo pretende ser un espacio en el que realmente pueda ejercer como periodista, sin las barreras propias del oficio.

Es decir, sin tener que enfrentarme a los intereses de un medio en particular; cumplir unos niveles de audiencia; o verme obligada a tratar todo lo que ocurre o sólo lo más noticiable.

Trabajar por libre permite acercarse a determinados temas, y desde determinadas perspectivas, que en los medios generalistas están vedadas. Y esos vetos, a la larga, resultan tremendamente frustrantes.
Creo tener una responsabilidad para con la sociedad desde mi profesión: creo que debo intentar explicar más allá de informar; interconectar los asuntos en un mundo en el que cualquier movimiento influye en el resto; es decir, desdibujar las fronteras.

A mi modo de ver, la prensa ‘seria’ española dedica demasiado tiempo a hablar de lo que ocurre dentro, desoyendo lo que ocurre más allá de las propias fronteras, que a menudo determina el flujo interno.

Pero ojo,no pretendo dar lecciones de periodismo, sólo quiero hacer el periodismo en el que creo.

Vivir ahora en México me lleva a acercarme más directamente a lo que ocurre aquí, pero una vez más, desdibujemos las fronteras. Hablo de cualquier tema al que crea que puedo aportar una nueva visión o aunar diferentes puntos de vista que enriquezcan el conocimiento del lector.

Si te interesa, yo intento entender el mundo y explicárselo a los demás. Quizás no siempre lo consiga, pero peor es no probar.